Seguidores (gracias!)

domingo, 6 de julio de 2014

-

Creí que todo había pasado. Me creí más aliviada, en paz. Bien conmigo, con los demás. Todas las preguntas habían desaparecido. Los fantasmas no estaban más, no tuve miedo por un tiempo. Me sentí agradecida, protegida y querida.
Y no duró como pensé que iba a durar.
En un abrir y cerrar de ojos todo apareció de nuevo.
Volvieron las preguntas (y otras nuevas) sin respuestas, los fantasmas, mi alma se fue.
No quise vivir. No quise pasar otra vez por lo mismo. 
Y ahí estaba... llorando. Preguntándome ¿por qué? 
Me sentí sola otra vez. 
Sentía que todo lo que viví tan feliz no valía nada. 
Cómo alguien puede estar al lado mío? siendo tan inestable, tan sensible, tan sola.
Miré al cielo, que era de un color naranja, con algunas nubes rosas. Quise enfocarme y perderme en ese cielo. No quise pensar. Pero imposible. Mi cabeza retumbaba de preguntas...
Y ahí me encontré. En el reflejo de la ventana, mientras veía un cielo. Me vi triste, débil.
Pensé en qué hay después de morir... Pensé en si todas nuestras almas vamos a parar a un mismo lugar donde hay una paz absoluta, pensé en que no existe un Dios dueño del cielo pero a la vez todos somos dueños de una parte.
Me perdí en el cielo, imaginándome cómo hubiera sido mi otra realidad. Sintiendo las lágrimas caer. 
Pensé en que hay de interesante en mi futuro para seguir acá, para seguir cargando y soportando. 
¿Qué hay? ¿Cuánto falta para abrazar la felicidad?
Tanto fantasma dando vueltas cerca mío. Tanta angustia otra vez. 
Tan indefensa, tan chiquita, sin idea de nada. Sobreviviendo sin amor, sin caricias.
Sigo acá. Tratando de aprender a vivir, a superar. Perdiéndome en cielos llenos de armonía, donde tengo preguntas que a veces me respondo sola y otras las dejo irse con el viento.
Mi carga personal, mi marca de vida. Es como la cicatriz que cada vez que la ves te lleva al momento dónde se formó... Son marcas.
Nadie va a convencerme de sentirlo diferente. Yo lo vivo así y cada día que pasa trato de crecer con lo que me toca, sin dejar de estar agradecida por estar donde estoy. 
Estoy acá, descargandome en palabras, llorando, viviendo. 


miércoles, 4 de junio de 2014

No fears


Que problema.
Que problema tener tanto miedo, ser tan miedosa, no poder arriesgarse a lo nuevo, no poder soportar la adrenalina de que te la estás jugando.
No poder jugársela... que problema.
¿Por qué si tanto te importa no podes dejar el miedo de lado? ¿Por qué es tan difícil?

Voy a confesarme. Le tengo miedo al abandono.
Abandono antes de que me abandonen creyendo que así, no voy a sufrir (o por lo menos voy a sufrir menos). Y me equivoco. Porque se me cierran los ojos en mi mundo, donde llego a creer que al otro no le importo, que no me valora.

Si alguien te quiere de verdad, hay que dejarlo que se quede en tu vida. Porque es lindo sentirse querido. Es lindo poder tener una confianza con alguien que, sin darse cuenta, te salvó.
Me salvaste sin buscarlo, sin quererlo. Y no sé como explicarte lo bien que me haces. 
En un abrazo me volviste a llenar el alma que estaba tan vacía.
Y te vas... y tengo miedo de que no vuelvas. Y ese miedo se apodera de todo lo que pude sentir, y me hace dejar. Me hace dejarte. 
Sin un por qué, haciendo que no siento, haciendo que no me importas.
Te cruzaste en mi vida de casualidad, cuando menos esperaba conocer a alguien. Cuando menos lo pensé. Y seguís acá. Y cada día me conoces un poquito más... y tengo miedo. Porque me cuesta dejarme conocer, me cuesta contar mi historia, y otra vez aparece el miedo, y los fantasmas de un abandono que ya tendría que haber superado (o aprendido a vivir con eso).

Sin darme cuenta quiero poner mi historia en otros... abandonando, dejándolos. Dejando mil preguntas sin responder, dudas, y el sentimiento de extrañar a quien no pudiste abrazar una vez más.
Te quiero. Te quiero de una manera que no conocía, me haces vivir. El vacío que me dejaron lo estas llenando. Pero me asusto. Me asusto de que me llenes de tanta vida y amor y yo no saber devolvértelo. 

Lloré y me abrazaste. Sentí el abrazo de quien te quiere, de quien te quiere ayudar. Y no deje. No te deje que me ayudaras. No te deje quererme más porque me asusté.
Y hoy me doy cuenta de cuanto amor te tengo. De que me llenas un vacío que nunca supe llenar. Me dí cuenta de que hoy sos vos y nadie más. De que quiero tu abrazo, tu beso.

Desprenderse del miedo. Desprenderme. Debe ser una de las cosas más lindas a lograr. Y cuando tenes el amor de alguien que con el tiempo te aprendió a querer, es el mejor momento para dejar todo miedo que te impide avanzar.


martes, 11 de febrero de 2014


Quiero salirme de acá. Lejos. 
Irme tan lejos, donde por fin, me olvide de vos.
No quiero verte, porque te veo y me encuentro. Pero después me vuelvo a perder, me enriedo acariciándote el pelo, me llenas el corazón. Y te vas, y se va una parte de mi con vos.
Quiero que me dejes quererte. Puedo ser loca, pero te voy a cuidar de mi locura. 
Me salvas. Sin darte cuenta me salvas, y eso me preocupa. El día que no estés más cerca de esta manera... otra vez vuelvo a empezar.
Contar la historia, aceptarla, llorar y asustarme. 

Ahí estas. Secando mis lágrimas. Abrazándome. Cuidándome.
Otra vez confiar, otra vez contar.
No te vayas, quedate. Me empujaron donde estabas, me agarraste y aceptaste.
Respiro, me despierto.
Y ahí estas. No te vas. No me dejas.
Te acaricio y sos real. Desayuno tu beso y me volves a salvar.
Sueño cosas feas, me abrazas y me calmas.
Me vuelvo a acostar. Me despierto a medianoche y te veo. Y te deseo más.
Sonrío y vuelvo a hundirme en un sueño, apoyada en vos, soñando con vos.

Despierto y no te tengo. 
No estas más.
Soñé. Simplemente soñé.
Soñé que me escuchabas, soñé que me amabas.
Soñé que me calmabas, soñé que me salvabas.
Otra vez soñando. Otra vez deseando.
Sos una ilusión. Nunca fuiste real. 
Yo te inventé. Yo te personifiqué. Yo soñé.
Sí. Yo, una vez más, soñé.
Te soñé.


martes, 31 de diciembre de 2013

31 de diciembre, 2013.

Me tomo aunque sea cinco minutos, para poder volcar en palabras lo que fue para mí este año.

Todos los 31 de diciembre (hace por lo menos ya cuatro años) termino diciendo lo horrible que fue el año que pasó. Viendo siempre lo malo que trajo y me dejó. Nunca pudiendo abrir los ojos para ver las cosas buenas. Primero fue un año, después otro, y así me fui "acostumbrando" a que todos los años sean malos según yo misma. Según mi cabeza.
Pero este año creo que cambié.
Si bien lo empecé con una mentalidad de borrón y cuenta nueva (como siempre), no borré nada. Nada de lo malo, por lo menos. Y todo aquello malo que me quedó de otros años vividos, lo volqué en pensamientos de principio de año, como para siempre tener algo negativo. Se ve que también me acostumbre a quedarme con lo malo. 
Siempre tengo algo malo en lo que pensar, algo malo que haya vivido y capaz no haber superado. 
Pero con el correr de este año algo cambió. No sé cómo fue. Pero a medida del tiempo, dejé de pensar tanto en todo eso malo. Decidí dejar de joder con ciertas cosas. Dejé de buscar siempre lo oscuro, porque ya me estaba cansando, ya era todo tan conocido para mí, que preferí jugarmela y animarme a cambiar el panorama. 
Y así empecé a querer un poquito más mi vida, a levantarme con los tropezones pero sin sentir siempre el dolor que ese tropezón trajo. 
Empecé a tratar de superar mis fracasos. Tanto pasados como actuales. Tratando de enfocarme en algo que nunca pensé que iba a lograr.
Es cierto. Cuando realmente te propones superar obstáculos, y vivir diferente, lo logras. Pero tenes que proponerlo con todas tus ganas y energías positivas, para así, lograrlo.
Es hermosa la satisfacción de saber que lograste algo después de esforzarte tanto.

Este año conocí (y sigo conociendo, espero) a una persona. 
Viví cosas que no sabía que se sentía vivirlas.
Me enojé, llore y volví a querer.
Me desperté al lado de alguien que no le importó si estaba despeinada o toda ojerosa.
Me despedí creyendo que era para siempre, y otra vez volvimos a decirnos Hola.
Odié y quise correr para irme lejos. Pero me abrazó y calmó a su manera.
No me entendió (y no me entiende muchas veces)
Yo tampoco lo entendí otras tantas.
Sigo conociendo, sigo queriendo y a veces también sigo odiando (pero como todo mi amor)
Conocí más gente, y me dí cuenta que quiero a una sola persona de manera especial.
Todavía sigo sin saber que estamos haciendo, pero si sé que cada vez que hacemos lo que no sabemos, lo disfruto.

Cada año que pasa, aprendo a valorar más la amistad que tengo con cada una de mis amigas.
Descubro cuanto amor tengo, y lo rodeada que estoy de buenas personas.
No me perdonaría perder a alguna, no me perdonaría si cada año no digo un GRACIAS a cada una por ser parte mi vida y saber acompañarme tan bien.

Este es el segundo año que pasa, y te extraño como si fuera el primero.
No dejo de sentirte cerca muchas veces, y eso me alivia. 
Miro al cielo y siento una energía que me llena el alma. Estás acá cerca. Siempre.
Cuando no encuentro respuestas me acuerdo de tu cara, y trato de sentir una vez más ese abrazo. Y muchas veces, lo siento.
Te extraño, pero te recuerdo siempre.

Terminé el secundario, y todavía no lo puedo creer.
Siento que este año cierro una etapa. Una gran etapa.

Lloré por cosas que no valían la pena, pero reí por tantas otras. Y cierro este año acordándome de todo lo bueno, por fin sé lo que es ser positivo. Puedo mirar atrás y verme reír con todo lo lindo, con todas las personas que quiero, deseando que sigan estando. 
Miro atrás y puedo ver en lo que me equivoqué y hoy aprender.
Estoy a un día de irme de vacaciones, y qué mejor manera de empezar un año nuevo con amigas.

Cierro y empiezo BIEN un año nuevo, sabiendo que me esperan cosas totalmente diferentes a las que venía haciendo, y en este momento no tengo lugar para el miedo, porque estoy feliz de poder ver todo lo que logré y poder estar orgullosa por mí. 
No tengo más palabras que las que acabo de decir. Solo me queda decir un GRACIAS a toda la gente que fue parte de este año, que me vio sonreír y me hizo reír. Que me abrazo y me contuvo. Que me reto cuando era necesario, que me hizo cambiar mi manera de ver la vida.
Estoy feliz y llena de recuerdos lindos que nadie me los va a sacar. 
Este año no digo "borrón" porque lo vivido me sirve. Me llena de orgullo y felicidad lo logrado este año. 
Te espero con una sonrisa 2014. 

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Cerrando etapas

Hace un tiempo que no escribía. Y hoy, encontré una excusa (muy linda) para volver a hacerlo.

Es difícil cerrar una etapa. Es mirar para atrás en la historia de la vida, y ver, como tantas cosas cambian. Cuantas personas ya no están y cuantas otras aparecen para quedarse para siempre.
Crecer da miedo. Porque da miedo lo desconocido. Crecer significa muchísimas cosas. Pero principalmente crecer es aprender, tropezarse y volver a levantarse para seguir. En ese camino de crecimiento va a haber piedras, que depende de uno patearlas.
Considero que a lo largo de mi vida hice muchos esfuerzos. Algunos logrados y otros no. Todavía me falta voluntad para muchas cosas que deseo cumplir a futuro. Pero hoy, hoy siento que todo el esfuerzo que me costó durante unos años, da fruto. Me siento fuerte. Me siento feliz y triste. Sí. Feliz porque sé que después de esto, mi vida va a cambiar, mis días van a ser diferentes. Triste, porque (aunque me de miedo) sé que estoy creciendo, sé que tengo que crecer un poco más que ayer.

Tanta gente estuvo presente en cada momento duro, en cada tropezón que me dolió. Pero sin embargo, la gente que hoy sigue a mi lado me demuestra día a día que puedo. Que vivir es lindo. No me dejan sola, y eso es algo que día a día agradezco. No cualquiera puede estar tan presente como mi vieja, mi familia y mis amigas. Mis grandes amigas.
Me rodee de gente que supo y sabe valorar la historia que tengo. Que me acepta y no me juzgó nunca. Que cada día me hace sentirme más querida y valorada.
Amigas que sufren si no estoy bien, amigas que me abrazan con cada cosa que puedo superar. Y cuando algo es difícil, ahí están. Para apoyarme y acompañarme.

Siento que era ayer cuando estaba tan hundida en lo profundo de un pozo, donde no podía ver a toda esa gente. Fue ayer que no tuve más ganas de seguir, de dejar todo como estaba, sin importarme nadie. Nadie más que yo. Solo pensaba en mí, en que no iba a poder, y que nada iba a mejorar. Por un tiempo se me cerraron los ojos, los ojos que hoy ven lo equivocada que estaba. Se me cerraron los ojos, impidiéndome ver cuanta gente no quería lo malo para mí.
Se me cerraron los ojos que hoy ven a mi mamá tan feliz. Si hay una persona que sufrió y fue feliz a la par mío, es ella. Gran parte del cielo es tuyo mamá, porque dudo mucho que alguien pueda soportar y seguir al pie del cañón como lo hiciste y haces vos. Soportar cada locura, cada lágrima y cada momento de felicidad también. Siento que te debo una vida entera. Me salvaste mamá. No hay mejor manera de resumirlo. Vos me salvaste. Y lo seguís haciendo.

Tengo tantas ganas de agradecer a cada persona que estuvo y sigue tan presente. A cada uno le debo mil horas de abrazos y gracias eternos. 

No puedo dejar de pensar en mi cabeza como pasó todo. Lo rápido que pasó. 
Una vez me dijeron: Vos podes, lo que pasa es que no sos capaz de primero ver todos tus logros y de darte cuenta lo fuerte que sos.
Y era verdad. Nunca fui capaz de ver todo lo que logré, porque siempre preferí ver lo malo de mi vida y todas aquellas cosas que no pude lograr. Pero hoy me doy cuenta, de cuantos logros tengo en mi vida. Y son más de los que yo creía!

GRACIAS es todo lo que me salió decir a cada persona que me felicitó. 
Porque todos tuvieron y tienen palabras que me llegan, que me dan siempre energía a seguir y no bajar los brazos. Creo que lo mejor para mi vida esta llegando, y estoy feliz. Y hacía mucho tiempo que no sentía lo que hoy siento. Porque de vez en cuando, es hermoso sentirse orgullosa de una misma. Es hermoso poder ver los logros propios Y CON TUS PROPIOS OJOS.
Cierro una etapa, y con ella se van tantas lágrimas, tantas broncas, tanto enojo, tantos "no quiero seguir más, no puedo", para darle la bienvenida a toda esa energía positiva, para todo eso nuevo, que aunque de miedo, está bueno!
.
.
.
.
.
.
*Quiero contar algo emocionante y hasta raro que me pasó hoy, cuando volví de rendir y aprobar. 
Entré a mi casa, pero antes me crucé con una vecina, quien me felicitó como si fuera alguien de mi familia, y me sonrío de una manera tan linda que me llegó al corazón, junto con su abrazo. En ese momento, caí a medias de lo que había pasado. Había aprobado! Después de todo mi esfuerzo por terminar, el secundario llegaba a su fin. Entré al asensor, y sin darme cuenta ya estaba llorando. Sintiendo una energía tan linda. Y lo sentí. Sentí la voz de mi abuelo felicitándome, sentí algo que nunca sentí y no puedo expresar. Fue lo más lindo. Todavía sigo emocionada y mientras escribo esto, te siento cerca mío abu. Me gustaría que bajaras un ratito, y me des un abrazo que duré la vida entera. 



viernes, 23 de noviembre de 2012

No pasa nada

- Uy, perdoname, de verdad, pero no voy a poder.
- No te preocupes, no pasa nada.
(10 minutos antes de una salida previamente organizada) - Ay, no voy a poder ir, estoy cansada.
- Esta bien, no pasa nada.
No te preocupes, las bolas. Preocupate y quedate pensando todo el día en el humor de mierda que me queda por no poder. Esta bien, no pasa nada, TU VIEJA. La verdad que no esta bien que diez minutos antes me vengas a decir que no, que estas cansada, cuando tuviste todo el día para relajarte o dormir. Sí pasa, pasa que yo te tengo en cuenta para hacer ciertas cosas, para salidas y vos practicamente te estas cagando en eso. Nada, que se yo.

¿Por qué buscamos la salida más fácil, las respuestas más básicas, más simples? ¿Por qué es tan difícil decir lo que realmente sentimos o nos pasa?
-¿Cómo andas?
- Bien, todo bien, Vos?
- Bien che, re bien. Estoy terminando de cursar, y me fue bien por suerte.
- Que bueno, me alegro.
- Vos? Cómo te esta yendo? Qué tal tu vida? Tanto tiempo.
- Bien, dentro de todo me esta yendo bien, tengo que levantar una nota, pero bien, poniendo pilas jaja. Mi vida, bien, tranquila...
Mentira. No estoy bien. Me alegro que a vos te este yendo bien, que estés terminando todo bien, me alegro y me muero de envidia a la vez. Y la verdad que a mi me esta yendo medio como el orto. Hace como dos años que tendría que haber terminado y todavía sigo, asique imaginate como me puede estar yendo. Mi vida? Una mierda, siento que no vengo pegando una. Pongo pilas y no duran una mierda. Tengo que levantar una materia que no me interesa, que me parece complicada, que no quiero estudiar. No sé. Tengo mil cosas en la cabeza que no me dejan concentrarme en lo que realmente tengo que concentrarme. Extraño gente que tal vez no se acuerdan de mí. Puede parecer ridículo  pero a veces me siento sola, cuando en realidad la gente me ve rodeada. A veces quiero decirle tantas cosas pero después me avergüenzo y no me animo. Nada, a veces hago que estoy diez puntos, cuando en realidad estoy hundida en un mar de cosas que me pasan. Pero obviamente no te lo voy a decir porque es más fácil hacer como si nada, hacer que uno esta bien, que disfruta vivir todos los días y que los demás no estén pensando, que piba negativa, siempre enojada, triste, aburrida. 
Que fácil parece ser tragarse todo eso que a uno le preocupa por miedo de preocupar al otro, por el qué dirán, por no querer llorar acompañado...


domingo, 2 de septiembre de 2012

Pueden seguir pasando los días y siento que cada vez te extraño más. No sé, te necesito al lado mío. Necesito ese abrazo, ese beso, esa palabra de aliento. Necesito tu sonrisa, necesito tu reto. Voy a tu casa pensando que estás, y vuelvo a chocar con la realidad. ¿Cómo hago para verte sonreír una vez más? Te extraño todos los días, te necesito con nosotros, te necesito conmigo.

jueves, 12 de enero de 2012

Solo te pido una sonrisa más.

¿Dónde tengo que buscarte? ¿Dónde está el abrazo que necesito, el beso, la palabra de aliento, las palabras para mi autoestima?
Miro al cielo siempre que puedo, con la ilusión de encontrarte, de sentirte y de escucharte. Pero es una falsa ilusión; una ilusión como de una nena de 8 años que cree que la persona va a volver, que mirando el cielo va a aparecer su imagen, que existe algún ser que cumpla deseos, el deseo de volver a tener al lado en cuerpo a alguien que se fue.
A veces uno tarda en caer, en lo que pasó, en que no se puede volver a sentir como se quiere a una persona que se fue. 
Quiero volver a abrazarte y hablarte. Pero cuando te hablo siento que hablo sola... No es lo mismo.
Necesito de tus palabras, de tu sonrisa, de un abrazo tuyo. Ya no sé como aprender a vivir sin alguien que fue tan pero tan importante en la vida, en MI VIDA. 
Volvé, volvé a darme esa vida que me diste, a hacerme reír, a hacerme sentir bien. Volvé en un sueño, en un sueño que parezca real y no quiera despertar.
Sé que desde arriba podes cuidarme siempre, sin dejarme sola nunca. Pero aún así, me cuesta aceptar que no te pueda escuchar o darte un abrazo una vez más. Te estoy extrañando mucho. No me dejes sola y cuidame como siempre lo hiciste. 
Te amo abuelo, hoy y siempre. Estás vivo en todos los recuerdos lindos que tengo.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Viviendo

.
Una vez me dijeron cómo era posible que la gente opine y hable, sin saber lo que uno sufre día a día.
Tal vez uno desde otro punto de vista cree que la persona exagera. Pero con qué permiso o con qué necesidad puede opinar eso? Uno no debería decir que alguien exagera sus problemas. Los problemas tienen el peso que uno le quiera dar. Si uno convive con problemas, y le cuesta superarlos, los demás no tendrían que decirle "estas exagerando" 
Y qué sabe si la persona decide contar el problema que menos pesa para no preocupar a los demás? 
Que difícil es vivir. Que difícil es aprender. Superar. Sonreír. Que difíciles son las cosas cuando el mundo propio esta con tormentas.
Todos tenemos un problema; algunos los ocultan otros los muestran. 
Nadie tendría que decir si se exageran o no. Y menos sin saber cómo lo siente cada persona. 
Será cuestión de seguir levantándose, de aprender, de llevar y superar. 
Eso...de superar y vivir...

sábado, 10 de septiembre de 2011

Es domingo?


Llorar hasta tal punto de quedarte dormida en la posición más incómoda. Y despertarse con los ojos hinchados, perdida, y creyendo que nada pasó. Pero no pasan más de cinco minutos hasta que te acordás que era lo que pasaba... #TristezaInfinita

sábado, 25 de junio de 2011

"Ver amistad"

Entré al facebook después de mucho tiempo sin acordarme de que la tengo todavía como "amiga" y puse ver amistad. 
Comentario va, comentario viene, fotos, vídeos. Qué rápido que pasa la vida. Que fácil es olvidar momentos... y que fácil volver a recordarlos. 
A veces la gente se equivoca, se da cuenta de como son las cosas, reacciona y piensa. Sinceramente te sigo queriendo, pero no lo muestro, y no lo voy a mostrar por ahora. 
Si estamos como estamos es porque realmente no todo era como creíamos. O tal vez yo sea una caprichosa. O vos. Así como pasamos tantos años unidas, vamos por casi un año separadas, sin que nuestra amistad sea como fue durante casi ocho años. Que loco. Uno cuando ve dos amigas tan unidas no puede pensar que todos los años de amistad puedan terminar tan rápido. Imagina cosas, piensa en las cosas que pueden haber pasado para que dejen de quererse tanto... Tengo mis razones, que ahora que pasó tanto tiempo sin saber de vos, no estoy segura de si sean correctas o no. De si de verdad valían tanto ciertas actitudes pelotudas más que los años en los que pude confiar en vos. No sé... leer las cosas que decíamos, como delirábamos, como te quería y me querías me tocó el sentimiento que tenía por ahí escondido. Como con simples palabras podíamos entendernos, lo conectadas que llegábamos a estar. Tal vez me equivoqué al dejarte seguir con tu vida y yo con la mía, por caminos totalmente diferentes. O tal vez sea solo un sentimiento de este momento al haberme dado cuenta de lo rápido que pasa el tiempo y de como muchas cosas pueden cambiar.
¿Cómo estás? ¿Cómo te sentís? ¿Te acordarás todavía de quién fui? ¿Habré sido lo mismo que fuiste vos para mí? Es inevitable que me pregunte estas cosas después de haber vuelto a cosas del pasado; lo único que espero es que estés bien, no te deseo nada malo porque fuiste una persona muy importante en mi vida, y aunque no lo demuestre nunca, seguís ocupando un lugar en mí (un lugar que no puedo ponerle nombre, pero tenes un lugar) 
A vece sueño con vos, sueño salidas, sueño que te veo y que te abrazo. Que lloramos juntas y nos miramos y nos reímos de lo tontas que somos. Otras veces pienso en las razones por las cuales pasó todo y el por qué de nuestra distancia y sonrío. Sonrío porque recuerdo que a pesar de malos entendidos y peleas aprendí mucho. Como de verdad te quise te deje seguir con tu vida, con tus ideas. No te olvidé por completo y no creo que lo haga... Quién dice, tal vez en algún futuro, días, meses o años la vida nos vuelva a juntar, y volvamos a reír, a abrazarnos, a llorar, a pelearnos, a no dejarnos. 
A veces es lindo recordar y pensar... es verdad, todavía te quiero, aunque no como antes tal vez, pero te quiero.

miércoles, 22 de junio de 2011

"Elige una vida, elige una carrera, elige una familia. Elige una maldita televisión inmensa. Elige lavadoras, autos, reproductores de CD y abrelatas eléctricos. Elige buena salud, bajo colesterol y seguro dental. Elige seguros de vida a plazo fijo. Elige una primera casa. Elige a tus amigos. Escoge ropa informal y equipaje que combine. Elige un traje de tres piezas, comprado en cuotas, de una amplia gama de putas telas. Elige el bricolaje y preguntate quién carajo eres un domingo en la mañana. Elige sentarte en el sofá y ver programas de concursos, que embotan la mente y aplastan el espíritu mientras rellenas tu boca de comida chatarra. Elige pudrirte de viejo y terminar meándote encima en un hogar miserable siendo una vergüenza para los egoístas, imbéciles, malcriados que engendraste para reemplazarte. Elige tu futuro. Elige una vida.¿Pero por qué querría hacer algo como eso? Elijo no elegir una vida. Elijo algo más. ¿Y las razones?... No hay razones. ¿Quién necesita razones cuando tienes heroína? "


lunes, 30 de mayo de 2011

Mañana es martes (wanna die)

Hay veces que tengo ganas de dejar el lado virtual... 
Una vez cerré mi facebook (temporalmente) hasta que mi hermano entró y me lo volvió abrir sin darse cuenta porque había quedado registrado mi usuario y contraseña en su computadora, por lo tanto no duró un día el cierre de mi facebook.
Otras veces tengo ganas de dejar el msn, viste cambiar la contraseña a "zjfjkbasjgkhg" y escribirla en un papel y guardarlo en una de esas alcancías tipo chanchito que las tenes que romper para sacar lo de adentro. 
A veces para no tentarme y hablar con gente que no tengo que hablar (es decir, primero mi orgullo, que me hable él...) cambio sus nicks a nombres turbios. Entonces no me "tiento" a ver si esta conectado o no, a esperar que me hable y esas cosas... muchas veces me sirve, otras no.
No sé, estoy como en una nube, esa sensación de cuelgue total... quiero hacer algo con mi vida, pero a la vez no. Me da fiaca todo. 
Tendría que cambiar mi celular a nokia 1100, pero me dijeron que ya no existen... una caca. Porque si realmente no quiero entrar más a mi facebook el celular me llama y me tienta a entrar, lo mismo que twitter msn o lo que poronga sea... que sé yo.
Son esas ganas de ir contra todo tipo de corriente, sacar plata (no sé de dónde) e irme a la colcha con mi música, un libro (que me compré hoy) y nada más... son mambos míos, un gusto soy florencia.

miércoles, 18 de mayo de 2011

When you catch my soul upon waking

Mi fin de semana fue una porquería. Sí, una porquería. 
Me agarro un ataque de locura total, pinté toda mi habitación, la llené de frases y como pintura en gotas, lástima que agarré los primeros colores que tenía ahí a mano. Me corté el pelo (sí, créanlo), yo me corté el pelo, yo sola... a mí que me gustó siempre el pelo largo, súper largo, ahora lo tengo corto. No me disgusta, pero es difícil acostumbrarme cuando siempre tuve el pelo largo y miedo a cortármelo. 
Mis ataques son problema mío, son mis locuras, mis cosas, mis pensamientos. Me doy cuenta tarde de que mi mamá no se merece nada de lo que le hago sufrir, de lo que digo sin sentir. Ese es mi problema... cuando alguien se mete en mis pensamientos, en mis locuras, me enojo tanto que le digo cosas sin sentirlas y cuando reacciono a lo que digo, es tarde. Tarde porque la palabra llegó al corazón y la sintió. Tarde porque dejé pasar minutos u horas después de decirla. Tarde porque siempre me doy cuenta tarde de las cosas.
Creo que tengo una mamá única. Aunque todo el mundo (o casi todo) diga lo mismo de su propia madre, yo realmente lo siento así. Mi mamá me da todo lo que necesito, puedo enojarme con ella y gritarle, ella nunca me dejó y a pesar de palabras fuertes e innecesarias, siempre me dio ese abrazo que necesité, las palabras para calmarme o el silencio y su presencia. Por eso después me pongo peor de lo que ya estaba cuando digo cosas de más. Si hay alguien que no se merece lo que hago o digo, es mi mamá. 
A veces esos ataques, esas lagrimas vienen de un lugar donde dejaste que se juntara todo. No siempre es una sola cosa, pensamiento o sentimiento. Pero aprendí a controlarme un poquito más. Supongo que estoy más controlada conmigo misma. De a poco aprendo a quererme más, a dejar pasar cosas con poca importancia y a callarme un poco más la boca.
No sé si este feliz o no, la felicidad es algo que no se consigue tan fácil, no sé tampoco si exista la felicidad plena... pero puedo decir que tengo días donde puedo sonreír mucho, ver las cosas bien y no tan negativas, muchas veces puedo disfrutar de todo... otras no. Pero...¿quién no tiene un día donde quiere irse lejos y volver cuando lo sienta necesario? 

miércoles, 11 de mayo de 2011

viernes, 29 de abril de 2011

Friday I'm in love

"Éxito, reconocimiento, fama, gloria...
Muchos de nosotros luchamos por razones como estas,
pero no podes construir un buen nombre de un día para el otro.
Es necesario trabajar duro, incluso si hay tropezones y caídas...
es necesario superar los obstáculos.
Es necesario tener motivaciones, perseverar e insistir...
la vida es una sucesión de batallas.
Trabajo, familia, amigos: todos tenemos un estatus actual y también expectativas para el futuro.
Y como siempre, los giros y vueltas del destino nos sorprenden;
no siempre podemos hacer solo lo que nos gusta.
Pero aquellos que les gusta lo que hacen, y se sienten orgullosos
de siempre hacerlo mejor van haciendo más progresos día a día.
Hay momentos de calma y momentos decisivos.
Cuando las buenas intenciones no son suficientes, es cuando la vida
nos demanda coraje, valentía, creatividad y un indiscutible espíritu de lucha.
La verdad es que los problemas y reveses suceden
con más frecuencia de la que nos gustaría.
Los tiempos cambian, llegan nuevos desafíos, nuevos objetivos...
Los guerreros miran en los ojos del futuro, sin miedo ni arrogancia;
pero con la confianza de quien esta listo para la batalla.
Vivir es también prepararse para situaciones difíciles.
El modo en que enfoquemos las dificultades, es lo que hace la direferencia.
A veces nos preguntamos: ¿Cómo enfrentar los cambios radicales
que se presentan frente a nosotros?
Es como actuar en un nuevo escenario, donde pensábamos que lo hacíamos
bien; ahora necesitamos aprender de nuevo.
¿Cómo luchar sin dejar atrás valores fundamentales? Y más: ¿Como
saber exactamente lo que necesitamos hacer en el momento correcto?
Lo increíble es que precisamente durante las situaciones adversas,
muchos redescubren lo mejor de ellos mismos...
Ética, amistad, la capacidad para crear nuevas estrategias basadas en la experiencia.
El talento para promover alianzas positivas, espíritu de liderazgo,
la conciencia de que la fuerza reside verdaderamente en el trabajo en equipo.
Todo esto surge cuando las circunstancias lo exigen,
cuando se sabe que existe un objetivo mayor a ser alcanzado.
Claro que no es fácil abandonar hábitos, costumbres...
No es fácil adaptarse a nuevos medios,
o emplear recursos con los que no estamos familiarizados...
Pero todos los guerreros saben que el pesimismo y la inseguridad
no harán retroceder en momentos como estos.
Aunque la amenaza venga de muchas partes, con agilidad, fuerza
y determinación podemos alcanzar nuestros objetivos.
La combinación de energía e inteligencia es como el equilibrio entre
la emoción y la razón, son esenciales para el éxito.
Es una sensación extremadamente agradable llegar al fin de una tarea
con el sentimiento de un deber cumplido.
Y recibir la consagración y el respeto de todos nuestros colegas,
la admiración de las personas que amamos...
Escuchar nuestro nombre con orgullo, el orgullo de haber visto en los
obstáculos la oportunidad para crecer; el orgullo de quien sabe enfrentar
las turbulencias en la vida y ganar... el orgullo de ser el ganador,
quien no dejo de lado los valores fundamentales."


@flor

martes, 19 de abril de 2011

Ahí va

Bastante boluda.
Hay algo que me quedó dando vueltas, muchas vueltas.
Porque soy así, de maquinarme con algo que no es importante, de hacerme la cabeza por cosas que pasan y listo pasan, entendes?
Bueno yo eso a veces no lo entiendo. Como que no termino de entender el YA ESTA, YA PASÓ.
Por ahí depende de lo que haya pasado. No es algo que me pase todos los días, asique supongo que fue por eso que me quedé así. No importa. Total, siempre terminan siendo la mayoría así de pajeros. Sí, yo también me dejo llevar de una manera increíble. Buenísimo.
Ahora lo que no entiendo (y ya no sé si tenga ganas de tratar de entender) es por qué carajo me dijiste toda esa mierda. Ese fue el problema de que esté como estoy. Nunca me tendrías que haber dicho nada, por lo menos a mí. Si eso es parte de tu "chamuyo" a mi no me lo hagas más, inventate otra cosa, tenes miles de cosas para decir que no sea lo que me dijiste. Malísimo... 
Todavía sigo pensando como acepte tan fácil, ni que lo conociera de toda la vida, qué me paso?
Ya fue. La posta es esa: Todo vuelve. En algún momento todo volvió a mi vida, como también de alguna manera todo le volvió a la gente que me hizo mal en algún momento. 
Asique, nada.
No quiero decir que me hayas echo mal, fui yo la que quedo pelotuda. Lo cual obviamente, es normal en mí :) (buenísimo x2)


El vieres es mi cumpleaños, adiós.

martes, 5 de abril de 2011

Cincuenta Cosas

1- Me molesta demasiado que hagan ruido cuando comen.
2- Odio dormirme una re siesta y después a la noche no poder dormir para despertarme temprano.
3- No me gusta ir al cine.
4- La palabra "turbio" explica toda una noche en una palabra.
5- Extraño Trelew.
6- Si no hubiera tenido dos materias previas de 2do terminaría más rápido el colegio.
7- Que bronca me da cierta gente.
8- Quiero hacerme un piercing.
9- Odio resfriarme.
10- Odio mucho más tener que toser en clase.
11- Quiero cumplir 18.
12- Pero a la vez no quiero cumplir años...
13- El número trece me da miedo.
14- Tengo 5 mejores amigas.
15- Quiero una netbook para mi sola!
16- Estará bueno hacer el colegio a distancia? (muy de pajera no?)
17- Muero por ir a ver a Dread Mar I el 27, pero a ninguna de mis amigas les gusta!
18- El bbm es una adicción.
19- Estoy segura de que cuando cumpla 18 voy a escuchar más seguido de lo normal la frase "Tenes dieciocho años, no quince..." Típicaaaaaa. fuckers
20- Me cago en la secundaria.
21- Pero más me cago en mi misma.
22- Me encanta el número 22, no solo por mi cumpleaños sino que también me gusta el número.
23- Quise ser vegetariana, hasta que mi hermano pidió comida de mc...
24- Odio el pollo, me da asco y pena comer pollo.
25- Me encanta Skins!
26- A veces caigo tarde en la realidad.
27- Amo a mis abuelos.
28- Me gustaría estudiar lo que de verdad me interesa.
29- Hasta hoy sigo firme con mis dos carreras para el futuro.
30- Siempre me digo a mi misma de empezar algo y casi nunca lo empiezo.
31- Sí, soy re pajera.
32- Me gusta dibujar.
33- Hay gente que realmente nunca tendría que haber estado en mi vida.
34- Hay otra gente que tendría que haber estado desde siempre y hace poco entraron en mi vida.
35- Me pone nerviosa que me pregunten qué quiero para mi cumpleaños.
36- Me vuelven loca los zapatos y aros.
37- Tiré un 25...entero
38- Que bajón despertarte de un sueño que parecía tan real.
39- Si fuera por mí, viviría en mi mundo siempre.
40- Tengo gustos de música re variados!
41- Amo a mi mamá y papá. Por más que haya veces que les quiero poner MUTE.
42- A mi hermano también!! jaja te amo guts
43- Me tragué dos veces la bolita del piercing de la lengua.
44- La gente que esta a favor del maltrato animal deberían sufrir lo mismo que ellos hacen sufrir a los animales... o peor.
45- Me llena de ira la gente que usa el mogólico como insulto.
46- Mi perro me hace feliz!
47- Me encanta viajar en auto y mirar por la ventana.
48- Todo vuelve... tarde o temprano, vuelve.
49- Que lindo es sacar fotos! me encanta.
50- Estaba aburrida y me encanta hacer esto jaja.

Music